12 Mitos sobre dar el pecho a tu bebé

Cuando de amamantar se trata las opiniones abundan y sobre todo si la mamá es primeriza. Pero ello no significa que todas las opiniones o consejos sean los más adecuados ni mucho menos necesariamente ciertos.
A continuación esgrimimos verdad en relación a muchos de los mitos más comunes sobre dar el pecho.
Mito 1: “los pechos pequeños producen poca leche”.
El tamaño de la mama no influye en la cantidad de producción de leche, ello es así ya que durante el embarazo el tejido funcional de la mama, que es el que contiene los conductos que producen leche, crece adaptándose a las necesidades que tendrá el recién nacido, por lo que el tamaño previo del seno es irrelevante.
Mito 2: “si tienes implantes no podrás amamantar”.
Esta es una verdad a medias, puesto que ello dependerá del caso. Si el implante fue colocado correctamente, por la axila o debajo del tejido de la mama o del músculo de la misma, el implante no debería interferir con la lactancia.
Mito 3: “es estrictamente necesario dar la teta cada dos horas para que el bebé no tenga hambre”.
Cada bebé es un ser independiente y con necesidades propias, por lo que no es conveniente realizar generalizaciones sobre el tiempo entre comidas del bebé; lo más apropiado es estar atentas a la necesidad de nuestro pequeño.
Mito 4: “si el bebé no sube de peso la calidad de la leche materna es baja”.
Distintos estudios demuestran que el bajo peso del bebé no necesariamente se debe a la calidad de la leche materna, puede deberse a que el bebé no succiona lo suficiente, el bebé no es colocado correctamente a la hora de amamantar, o posee problemas orgánicos que debe diagnosticarlo el pediatra.
Mito 5: “se debe dar la teta espaciadamente para que los pechos se llenen”.
La mamá siempre está  produciendo leche, pero suele ocurrir que mientras más vacío esté el pecho más rápido trabajará el organismo para llenarlo, en cambio si está lleno será más lenta la producción. Pero si la madre espera sistemáticamente a sentir los pechos llenos para amamantar puede que el organismo interprete que se está produciendo demasiada leche y por lo tanto reduzca la producción. Lo recomendable es dar la teta priorizando las necesidades del bebé.
Mito 6: “se deben usar siempre ambos pechos en cada toma”.
Lo recomendable es que el bebé termine el pecho que está tomando antes de ofrecerle el otro, puesto que la última leche que sale a medida que se vacía es la que contiene más calorías. En la siguiente toma ofrecerle el último pecho de la toma anterior.
Mito 7: “la mamá debe consumir leche para producir leche”.
A pesar de que el consumo de lácteos es sumamente recomendable durante la lactancia, la verdad es que una dieta balanceada con frutas, vegetales, cereales y proteínas es suficiente para producir la leche para el bebé.
Mito 8: “succionar sin la intención de alimentarse no tiene sentido”.
Si bien es lo común y normal que el bebé succione cuando tiene hambre, también puede hacerlo cuando le duele algo o cuando tienen miedo, ello refuerza la relación con la madre.
Mito 9: “el metabolismo del niño esta desorganizado al nacer y ello hace necesario que se le imponga una rutina”.
Los bebés nacen programados para comer, dormir y permanecer despiertos durante un tiempo. No es desorganizado, sino que se adapta a las necesidades propias de cada menor, al mismo tiempo que se van adaptando al ritmo normal de la vida, sin necesidad de imposición alguna.
Mito 10: “si el bebé toma la teta por más de un año luego el destete es más complicado”.
No existe ningún estudio científico que respalde tal afirmación. Cada bebé es un ser único, puede que algunos requieran mayor tiempo y otros menos. Algunos pueden dejarla voluntariamente y otros continuar tomándola hasta los dos años.
Mito 11: “algunos bebés son alérgicos a la leche materna”.
Esto es falso, no existe alimento más natural y recomendable para un recién nacido que la leche de madre. Si el bebé llegase a presentar algún síntoma de rechazo o alergia es probable que sea por alguna proteína que ha logrado ingresar en la leche materna, y no la leche en sí misma.

2 tetinas de silicona - especial sopa "CLASSICS", Color UNICO, TIGEX

Mito 12: “si usa chupete, no toma la teta”.
Esto no es cierto, puesto que el chupete no calmará el hambre del bebé por lo que es imposible que el bebé lo prefiera a la teta. Además es muy recomendable puesto que calma al bebé cuando está intranquilo y puede reducir el riesgo de muerte súbita durante la siesta o a la noche. Lo recomendable es que mientras duerme se le quite todo tipo de cadenitas y sujetadores para evitar accidentes o sofocación. Lo ideal será que comience a desprenderse del chupete alrededor del año y el límite máximo serán los dos años.

Foto de Bebes Victoria