Secretos para no sucumbir ante el “lo dejo para mañana”

 

¿Conoces el dicho “no dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”? si no lo conoces, pues te invito a leer a continuación todo el peso que cae en esas simples palabras. Ese dicho nos persigue a donde vayamos, y es que se cumple en todas las cosas que solemos dejar para el día siguiente. Y más en la vida de un universitario, que sin duda, es un periodo lleno de muchas actividades. Por ello solemos pasar el día a día buscando la manera de que el tiempo se alargue más de la cuenta, para así poder realizar todo –y mucho más si trabajas–. El tiempo es la clave para que un estudiante universitario pueda cumplir con cada tarea asignada, pero hay que ser realista, muchas veces caemos en la rutina y el estrés nos va agobiando poco a poco –y la pereza, que es un factor crucial en el “lo dejo para mañana”–. Sin duda, conocer el inicio del “lo dejo para mañana” es adentrarnos en un mundo sin explicaciones, porque seamos sinceros, el pensamiento es tan convincente que ni siquiera nos tocamos un momento para considerar los riesgos de rodar o atrasar una actividad que se debe culminar el día de hoy para mañana. Así que, te daremos el secreto para no sucumbir ante el poderoso “lo dejo para mañana” y salir victorioso:

1-. Ten fuerza de voluntad: Aquí radica todo el secreto para no sucumbir ante la irresponsabilidad: La voluntad. Ese ‘no sé qué’ que nos da fuerza para seguir estudiando a pesar que llevamos semanas sin salir al cine, leer un libro o jugar un videojuego. La voluntad debe convertirse en tu mejor aliado –tu amigo– para que te ayude a combatir la pereza, el estrés y la irresponsabilidad.

2-. Piensa en que mañana podrás descansar: Si debes entregar un trabajo o debes presentar un examen, ¿para qué estudiar mañana, si hoy estás libre? No sabes que pueda pasar al día siguiente –y más si tu vida es una bella metáfora de Murphy–, así que debes hacer uso de toda tu fuerza de voluntad y culminar todas las actividades ese mismo día. Sin duda, al día siguiente podrás distraerte sabiendo que no tienes ningún compromiso de la universidad.

¡No te lo pienses tanto! Atrévete a practicar estos secretos y te aseguro que el tiempo será tu mejor amigo.